Por Andrés Ramos

Estamos preocupados por la pobre formación en leyes que tiene la Policía Nacional de los Colombianos, ha quedado al descubierto ante todo el país al vulnerar en reiteradas ocasiones a nivel nacional nuestros derechos como ciudadanos que hacemos uso de la planta de Cannabis.  Qué pena que una institución de tanto prestigio por su vocación y los principios que la cimentan, se vea implicada en actos tan discriminatorios donde la ausencia del diálogo ha sido la principal actitud de los efectivos de la fuerza.  Por esta razón, nos hemos visto llevados a utilizar los medios de comunicación alternativos como ejercicio de resocialización  para los/as uniformados/as que lamentablemente desconocen las leyes que juraron cumplir, así que comencemos:

Si bien es cierto que la Ley 30 de 1986, por la cual se adoptó el Estatuto Nacional de Estupefacientes, dice en su artículo 51° que:

“Artículo 51._ INEXEQUIBLE El que lleve consigo, conserve para su propio uso o consuma, cocaína, marihuana o cualquier otra droga que produzca dependencia, en cantidad considerada como dosis de uso personal, conforme a lo dispuesto en esta Ley, incurrirá en las siguientes sanciones…”

Gracias al esfuerzo del expresidente de la Corte Suprema de justicia  Carlos Gaviria Díaz –Q.E.P.D.- y el esfuerzo de otras muchas personas se despenalizó la dosis mínima con la Sentencia C-221 de Mayo 05 de 1994 mediante la cual se declaró “EXEQUIBLE el literal j) del artículo 2o. de la ley 30 de 1986” e “INEXEQUIBLES los artículos 51 Y 87 de la ley 30 de 1986.” Por lo anterior en Colombia un ciudadano puede portar hasta 20gr de marihuana o 5 gr de marihuana hachís como dosis mínima,  para no ser tildados delincuentes ni penalizado el ejercicio de nuestros derechos.

Además de eso, en el 2015 nuestro presidente de la república, Juan Manuel Santos, junto con el MINISTERIO DE PROTECCIÓN SOCIAL aprobaron el Decreto 2467 del 22 de Diciembre del 2015, “por el cual se reglamentan los aspectos de que tratan los artículos 3, 5, 6, y 8 de la Ley 30 de 1986” . El Artículo 11° de este Decreto habla de la “Solicitud de Licencia de Cultivo”:

“Parágrafo. Las actividades de Autocultivo no requieren Licencia de Cultivo ni están sometidas al cumplimiento de la presente reglamentación.”

Y define en el  Artículo 3° el término “Autocultivo”:

“Autocultivo: actividad que da lugar a una pluralidad de Plantas de Cannabis en número no superior a veinte (20) unidades, de las que pueden extraerse Estupefacientes o psicotrópicos y que se destina exclusivamente al uso personal, para lo cual no se requiere Licencia de Cultivo.”  Esto nos deja más que claro que el Autocultivo de menos de 20 plantas de Cannabis, el porte en dosis menores a 20 gr de Cannabis y su consumo con fines medicinales o recreativos es legal en nuestro país, Colombia.

Pero al parecer esta es información que la Policía Nacional desconoce y como la desconocen, no la entienden cuando nosotros como ciudadanos se la suministramos muy amablemente en sus procedimientos policiales.  Pero todo parece indicar que la mesa de negociación instaurada en la Habana conformada por el Gobierno de Colombia y la FARC-EP sí conocía y entendió la existencia de las Leyes que hemos mencionado.

En el acuerdo final firmado en el Caribe podemos leer desde su página 98 los acuerdos relacionados con  la: “Solución al Problema de las Drogas Ilícitas”.

En esta parte de los acuerdos se habla de la creación de un “Programa Nacional de Intervención Integral frente al Consumo de Drogas Ilícitas”:

“4.1.1. Programa Nacional de Intervención Integral frente al Consumo de Drogas Ilícitas:

El Gobierno creará el Programa Nacional de Intervención Integral frente al Consumo de Drogas Ilícitas como una instancia de alto nivel, para articular las instituciones con competencia en la materia y coordinar un proceso participativo de revisión, ajuste y puesta en marcha de la política frente al consumo.”

Al seguir leyendo podemos leer que esta Política Nacional frente al consumo se guiará enfoque de derechos humanos:

“4.2.1.1. Principios:

La política nacional frente al consumo de drogas ilícitas se guiará por los siguientes principios:

  • Enfoque de derechos humanos: las acciones encaminadas a la prevención y superación del consumo, así como a la mitigación de riesgos y daños, deben estar enmarcadas en el respeto y goce efectivo de los derechos de las personas que implica, entre otros, la no estigmatización o discriminación del consumidor y su no persecución penal en razón del consumo.”

Todo lo anteriormente expuesto deja entender que el Nuevo Código de la Policía es inconstitucional por ir en contra de la ley de nuestro país; y va en contravía con los acuerdos firmados en la Habana. ¿La Policía Nacional de los Colombianos ya socializo los acuerdos de paz con todos/as sus uniformados/as? Al parecer no, por lo cual está haciendo el ridículo a nivel nacional e internacional con la persecución que han emprendido en contra de lo ciudadanos que hacemos uso de la planta del cannabis. ¿Cómo se atreven a engañarnos con publicidad que habla de convivencia y vivir en paz? Cuando nos discriminan, secuestran y persiguen por todo el país. Nosotros no somos el problema, exigimos respeto y exigimos la PAZ.

Invitamos a la Policía Nacional hacer uso de la razón y entender que los señores ministros del Interior, de Justicia y de Defensa firmaron un Código que viola nuestros derechos como ciudadanos y que no contribuye con el cumplimiento de los acuerdos de paz.

El pasado lunes 30 de enero del 2017 hicimos público nuestro pliego de peticiones en el cual plasmamos nuestras propuestas a la Alcaldía y a la Policía Metropolitana de Barranquilla coherente con la Ley y con los acuerdos de paz.

Policía, no te estamos señalando, solo exigimos que cumplas bien tu trabajo porque somos padres, madres, jóvenes, LGTBI, HIP HOP, profesores, abogados, médicos, estudiantes, deportistas, artistas…. somos ciudadanos con derechos… nosotros/as, somos la autoridad.